EspañolGallego

25 aniversario del Instituto Tecnológico de Galicia

13 de septiembre de 2016. Salón Arao de Palexco

25_aniversario_ITG_salon

“Somos una Fundación sin ánimo de lucro cuyo fin no es otro que incrementar la capacidad competitiva de nuestro entorno y contribuir al progreso económico y social de Galicia, a través de la tecnología y la generación de conocimiento”. Con estas palabras describió Antonio Couceiro, presidente del Instituto Tecnológico de Galicia (ITG) la razón de ser de la institución. Lo hizo durante el acto conmemorativo del 25º aniversario del ITG, que tuvo lugar el pasado 13 de septiembre en el salón Arao de Palexco, y al que acudieron 500 personas.

El evento, que se abrió con la proyección de un vídeo en el que se hizo un recorrido por el pasado y el futuro del Instituto, contó con una amplia y plural representación institucional: el alcalde de A Coruña, Xulio Ferreiro; el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay; el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde; el rector de la UDC, Julio Abalde; el presidente de la Diputación, Valentín González Formoso; y el almirante del Arsenal de Ferrol, Francisco Javier Romero Caramelo. Y un gran número de empresarios de  los sectores aeronáutico, energético, financiero y del ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación.

antonio_couceiro

En su intervención, Antonio Couceiro señaló que, en sociedades avanzadas, como la nuestra, un sistema de I+D+i no funcionaría sin organizaciones como el ITG. Y, echando la mirada atrás, afirmó:Hemos pasado de implantar el correo electrónico a desarrollar complejos proyectos en el ámbito de la nanotecnología; de hacer las primeras páginas web, a diseñar sistemas inteligentes capaces de decidir la respuesta de una gran ciudad; de publicar un catálogo de usos de la madera, a liderar el mercado nacional de la sostenibilidad en la edificación; y de luchar por consolidar la institución a presidir la Federación Española de Centros Tecnológicos”.

Con la vista puesta en el futuro, el presidente del Instituto habló del difícil equilibrio entre la orientación hacia el mercado y el servicio a la sociedad. En este sentido,  afirmó que la excesiva dependencia del primero “nos haría perder de vista nuestra función de servicio” a los ciudadanos, además de provocar una "descapitalización tecnológica del centro a medio plazo”. Por contra, añadió, “una excesiva orientación hacia la investigación nos haría perder la sensibilidad de lo que necesita la empresa y la sociedad”.

autoridades

Después de recordar que “quienes trabajan con el ITG es raro que dejen de hacerlo”, destacó su “enorme capacidad para acompañar y ayudar, desde la más absoluta neutralidad y cualificación técnica”, a las instituciones para que ganen en competitividad y mejoren la prestación de sus servicios.

Antonio Couceiro mostró, también, su convencimiento de que “no será posible afrontar los retos de nuestra sociedad del bienestar sin la necesaria transformación de nuestro modelo productivo hacia un modelo intensivo en innovación”. Y, en este sentido, dijo, “los centros tecnológicos serán protagonistas como generadores  de investigación aplicada, transmisores de tecnología  e inductores de inversión en I+D, por parte de las empresas”. Y, para finalizar, adquirió el compromiso de “asumir, con valentía, esta responsabilidad, y de transformar todo el apoyo institucional que recibamos en soluciones tecnológicas orientadas a la mejora de la competitividad del tejido empresarial de Galicia”.

 

galardonados

Terminada  la intervención de Antonio Couceiro, vino el momento  más emotivo de la noche, el homenaje a los ocho expresidentes del Instituto en estos 25 años: Ángel Monteoliva Ramos, a título póstumo, representado por su viuda, Elena Díaz Eimil; José Manuel Rey Pichel, Juan Manuel Páramo Neyra, Ramón Molezún, Alfonso Fariña, también a título póstumo, en cuyo nombre acudió su hija, Celia; Ángel Fernández Armesto, José Manuel Hermida-Cachalvite y Gabriel López-Companioni. Todos ellos recibieron una escultura del artista coruñés Miguel Couto, que les fue entregada, respectivamente, por Antonio Maroño, decano del Colegio de Arquitectos;  por Ricardo Babío, decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos; Oriol Sarmiento, decano del Colegio de Ingenieros Industriales; Antonio Couceiro, Valentín González Formoso, Francisco Conde, José Manuel Romay y Xulio Ferreiro. 

El acto, que fue presentado por el periodista Pablo Portabales, se cerró con las intervenciones del presidente de la Diputación, del conselleiro de Economía, Emprego e Industria y del alcalde de A Coruña. Posteriormente, se celebró un cóctel.

publico

Ver previsión informativa

Ver crónica del acto