EspañolGallego

Cuatro obras del arquitecto gallego Carlos Seoane, finalistas en la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo

15 de junio de 2021

Cuatro obras del arquitecto gallego Carlos Seoane han sido seleccionadas como finalistas en la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, que lleva por título España Vacía, España Llena. Se trata del estudio español con más proyectos finalistas en la Bienal. Dos de ellos -el lavadero de Artes y el banco do Piñeiro, ambas en Ribeira- competirán por llevarse el galardón en la categoría de arquitectura y urbanismo, y los otras dos -Barreras para espacios públicos en la catedral de Santiago y Elementos de identidad del Camino a su entrada a la ciudad-, en la de investigación.

En la sección de arquitectura y urbanismo se presentaron 581 propuestas, de las que fueron seleccionadas un centenar y setenta pasaron a ser finalistas -el 20% de ellas, de gallegos-. En investigación, fueron 467 las obras presentadas, de las que once pasaron a engrosar la lista de finalistas en la subcategoría de producto.

Para el lavadero de Artes, el proyecto arquitectónico del estudio de Carlos Seoane es crear una grada en forma de "V" para recuperar el carácter tradicional de estos espacios, que tradicionalmente han tenido un importante componente de interacción y relación social. Con él, se pretende recuperar el lavadero y darle protagonismo al agua circulante del río para fomentar la reflexión. Para su desarrollo se empleó granito silvestre del Barbanza obtenido de una cantera situada a menos de quince kilómetros de distancia.

En el caso del banco do Piñeiro, ubicado en el Castro da Cidá, el objetivo consistió en construir un camino realizado con que sirviera para que se crearan otros espontáneos, y cuyo final se marca con un banco de piedra cúbico y una barandilla metálica de protección para los visitantes en silla de ruedas. Se trata de una obra minimalista hecha íntegramente con material reciclado y que pretende poner en valor el patrimonio histórico, paisajístico y botánico de la zona.

En la categoría de investigación, el estudio creó un sistema de barreras para controlar los movimientos del público en la catedral de Santiago -y en sus aledaños- con motivo del Año Santo Jacobeo. Para ello, se diseñó una barrera móvil destinada a distribuir a los asistentes mientras esperan para visitar espacios significativos del templo y otra, semirrígida, para la espera en el exterior. Las primeras están compuestas de una cuerda de cuero y un par de pies de hierro negro oxidado al natural, todo ello unido mediante una pieza de bronce. Las exteriores, por su parte, son de acero y madera y únicamente están articuladas en el apoyo de forma no fija. De esta manera, ofrecen cierta resistencia, pero se pueden desmontar con facilidad.

La última de las propuestas finalistas, los elementos identitarios del Camino de Santiago en la entrada a Compostela, tiene como objetivo diseñar objetos comunes en la confluencia de los caminos francés, inglés, portugués, primitivo de la plata y de invierno para otorgarles una identidad común. Se redujo la presencia de muchos elementos que forman parte del espacio urbano y se diseñaron otros, fabricados fundamentalmente en acero galvanizado pintado en negro y granito local abujardado. Entre estos objetos están arquetas, farolas, estructuras para enredaderas con las que cubrir muros de cierre de hormigón, báculo para señales de tráfico, bancos, rampas en pasos de peatones, rotondas o pantallas con las que cubrir contenedores de basura.

 

Descargue aquí la nota de prensa